UN PLAN PARA PAVIMENTAR 100 CUADRAS POR AÑO EN ESQUEL

 

Crhistian Pasquini busca la Intendencia de la ciudad cordillerana por “Chubut al Frente”.

El precandidato a intendente de Esquel por “Chubut al Frente”, Crhistian Pasquini, anunció su proyecto para pavimentar numerosas cuadras. Dijo que hay 600 cuadras de ripio en Esquel, y “pretendo asfaltar 100 cuadras por año, para que en cuatro años de gestión, se termine casi toda la ciudad”. Explicó que el municipio hace pavimento con la modalidad de consorcio de vecinos, haciéndose cargo de costear el 20% del valor final, y por licitación.

Pasquini recalcó que si autorizaban el intendente Sergio Ongarato a tomar un crédito en dólares para pavimentar 81 cuadras, cada cuadra tendría un costo de 2 millones de pesos, cuando las empresas que trabajan con los consorcios ejecutan la obra a razón de 1,2 millones de pesos por cuadra, de los cuales los frentistas pagan 1 millón y el resto el municipio. De las 100 cuadras que prevé pavimentar por año, al menos 25 serían con adoquinados a través de convenios con Vialidad Provincial, mientras se resuelva la instalación de la adoquinera municipal. 

El postulante propone que la Municipalidad aporte el 25% del costo del pavimento por cuadra con el sistema de consorcios de vecinos, y la Provincia otro 25%, con cuyo esquema a los frentistas se le reduciría el precio de 1 millón por cuadra, a 600.000 pesos, y financiado con un crédito blando del Banco del Chubut, a 1.500 pesos mensuales la cuota cada vecino. En sectores donde las familias no puedan pagar el pavimento, la idea es que la Municipalidad licite, y gestione los fondos en Provincia y Nación.

En cuanto a su agenda de campaña, señaló que al empezar organizaba dos o tres reuniones semanales con vecinos. “Ahora hacemos tres o cuatro diarias, y son sumamente satisfactorias, ya que la gente hace reclamos justos que no son difíciles de resolver”. Sostuvo Pasquini que a pesar que en el acto del aniversario de Esquel el intendente dijo en su discurso que en la ciudad todos tienen energía, en barrios como Badén, Cañadón de Bórquez y otros, no cuentan con agua, luz y cloacas. “Claramente estamos hablando de dos ciudades distintas”, sugirió el precandidato.

Remarcó que los vecinos piden trabajo como la mayor demanda, y adjudicó esta situación “a las políticas del presidente Mauricio Macri, que dejó mucha gente en la calle y se licuó el salario de los trabajadores”.

Afirmó que esta crisis hace que cierren comercios, y en Esquel sigue la baja de habilitaciones comerciales y desde el inicio del año aumenta la desocupación. Para el concejal, se deben generar políticas públicas para activar el empleo; también observa una problemática habitacional, porque en muchas casas no tienen conectados servicios. En todas las familias que visita, hay desocupados o subocupados.

El postulante de “Chubut al Frente” se comprometió a ocuparse de estos problemas de inmediato, de llegar a la Intendencia. Dijo que lo primero es reconocer la situación, y después buscar las soluciones. “La gestión actual no se ocupa de estos problemas y no generó ni una medida para crear trabajo”.

También planteó la necesidad de impulsar incentivos para el asentamiento de nuevos emprendimientos, con la eximición, por ejemplo, del pago de impuestos durante seis meses, a modo de promoción. De 2.000 habilitaciones comerciales se bajó a 1.800, y en el último año la reducción llegaría a 1.600.

Pasquini mencionó la necesidad de reactivar la obra pública. Pero para eso se debe ir a gestionar a Rawson planes de viviendas, pavimento, etcétera. “Al gobernador Mariano Arcioni le anticipé que si somos electos los dos, todas las semanas me tendrá en la Casa de Gobierno gestionando y llevando proyectos. Me contó que durante su administración, Ongarato fue una sola vez a Rawson, lo que marca la falta de interés en generar cosas”.

Rumbo a las PASO, el precandidato tiene sondeos que muestran la polarización con Ongarato, con algún punto de despegue a su favor con relación a un relevamiento anterior. En tanto, Arcioni se aleja del precandidato a gobernador de Cambiemos, Gustavo Menna, que va en baja.

 

 

Volver