PAGLIARONI IMPULSA UNA REDUCCIÓN IMPOSITIVA PARA INCENTIVAR LA COMPRA DE VEHÍCULOS HÍBRIDOS Y ELÉCTRICOS


Para ello, el presidente del bloque de diputados provinciales de Juntos por el Cambio en la Legislatura elaboró un proyecto de ley. Busca reducir en un 75% el Impuesto de Sellos en las inscripciones iniciales o transferencias de ese tipo de automóviles, con el objetivo de aportar al cuidado del medio ambiente.

Con el objetivo de aportar al cuidado del medio ambiente, el presidente del bloque de diputados provinciales de Juntos por el Cambio en la Legislatura, Manuel Pagliaroni, presentará esta semana un proyecto de ley para incentivar la compra de vehículos híbridos y eléctricos, tanto nuevos como usados, a partir de una reducción del Impuesto de Sellos en las inscripciones iniciales o transferencias.
La iniciativa propone modificar el artículo 42 de la Ley de Obligaciones Tributarias vigente en Chubut y en la cual la carga impositiva es del 20 por mil, para reducir en un 75% el Impuesto a los Sellos, correspondiendo así un gravamen del 5 por mil en el caso de los vehículos eléctricos o híbridos de fábrica.  
Teniendo en cuenta que en Chubut el cobro de impuestos se encuentra delegado a las Municipalidades, el proyecto de ley de Pagliaroni invita a los Gobiernos locales a “acompañar estas políticas públicas” y a “establecer normas “que otorguen beneficios similares en el ámbito de su competencia”.


Política pública
La propuesta recoge una preocupación del legislador provincial que en abril del año pasado participó en el Congreso de la Nación del “Taller Latinoamericano sobre Legislación en Movilidad Eléctrica y Sustentable” en el que se analizó la situación del país para avanzar en la utilización de vehículos eléctricos. Esa actividad se enmarcó en el Observatorio Parlamentario Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas que estableció como objetivo bajar, para ese año, a la mitad la cantidad de emisiones contaminantes.
Al fundamentar su proyecto de ley, Pagliaroni indicó que el mismo “intenta poner de relieve una de las formas de cuidado ambiental; esas formas que muchas veces se proclaman pero que pocas veces se concretan a través de proyectos o de políticas públicas desde los distintos estamentos del Estado”.
En este marco explicó que, a nivel mundial, “desde hace varios años se viene dando un cambio en el mercado automotriz, con la incipiente participación de nuevos automotores que producen menos emisión de contaminantes”, por lo que “se han comenzado a fabricar y comercializar automotores eléctricos y otros híbridos”; y precisó que en este último caso “funcionan con un motor convencional más uno eléctrico, que posibilita utilizar menos combustible y, por lo tanto, generan menos emisión de gases tóxicos”.


En manos del Estado
Indicó el legislador que en la Argentina “ha sido lenta la participación de este este tipo de automóviles en el mercado, motivado en distintas variables que están en manos del Estado y que podrían mejorar y aumentar la presencia de los autos eléctricos e híbridos”.
Añadió que, “en el caso de los vehículos eléctricos, existen aún algunas limitaciones para su uso cotidiano”, entre las cuales mencionó que “funcionan con baterías que le permiten una autonomía de alrededor de 100 kilómetros, y la limitación está precisamente en la imposibilidad de contar con lugares para recargar esas baterías”, así como su precio, ampliamente superior a los vehículos convencionales.
No obstante reseñó que “para los automóviles híbridos la situación es más favorable, ya que funcionan con un motor convencional más uno eléctrico, las baterías se recargan con el mismo funcionamiento del motor, y el motor eléctrico funciona cuando el automóvil no requiere potencia”.
Puso como ejemplo que “mientras está detenido en un semáforo, según indican las publicaciones especializadas, el consumo de combustible se reduce en un 40%, lo que sin duda contribuye a un cuidado ambiental”.
Sin embargo agregó que, al igual que en el caso de los automóviles eléctricos, encuentran una limitación similar en el precio de mercado, superior a los convencionales.
En este punto, Pagliaroni dejó el claro el rol del Estado Nacional “a la hora de regular el precio de cada uno de estos modelos de automóviles, pudiendo morigerar aranceles aduaneros o, por ejemplo, bajar la alícuota del Impuesto al Valor Agregado (IVA)”.


Contribución local
Y dijo que “también los Estados Provinciales y Municipales pueden contribuir con incentivos tributarios para que los potenciales compradores no encuentren tantas dificultades al momento de optar por modelos eléctricos o híbridos”.
Mencionó que estos incentivos “pueden ser con disminución de impuestos que gravan la adquisición o en ámbito municipal aquellos que se abonan, como el Impuesto Automotor o Ingresos Brutos que pagan las concesionarias”, y recordó que Chubut “es la única Provincia cuya potestad respecto de estos últimos la tiene delegada en los municipios”.


Medida nacional
“En esta línea y atendiendo el pedido de las automotrices y de sectores de la sociedad -resaltó-, el Gobierno Nacional concretó en 2017 una medida ejemplar: eliminar los aranceles aduaneros para vehículos de mecánica sustentable con el fin de motivar la expansión del campo automotor no tradicional”.
Con esta medida, “la baja de aranceles de importación para vehículos con energías alternativas disminuyó considerablemente. Hasta el momento del decreto pagaban un 35%, pero a partir de ese momento estos modelos sufrieron grandes reducciones. Por ejemplo, en el caso de los híbridos solo pagan el 5% y hasta un 2% en eléctricos o propulsados por hidrógeno”, aunque, marcó, “queda pendiente discutir otros beneficios, como la reducción de la alícuota del IVA”.
En este contexto enfatizó que en Chubut “podemos contribuir con estos incentivos, y hacernos eco de estas tendencias amigables con el medio ambiente”.

Volver