Opinion: Dr. Fernando Urbano

ANESTESISTAS: LA CREACIÓN DE UNA CORPORACIÓN NEFASTA....


GRUPO MINÚSCULO. Antes, en los hospitales públicos de Chubut, los reclamos para mejoras salariales, se canalizaban por consenso del conjunto o por lo menos de una mayoría de los trabajadores de la salud y/o profesionales. Era impensado que un grupo minúsculo se organizara e impusieran condiciones.
NUEVA MODALIDAD PARA RECLAMAR. Pero esto cambió, quienes primero abrieron el camino de una nueva modalidad para conseguir aumentos salariales  fueron los anestesistas que se hicieron fuertes favorecidos por contar con el respaldo de una organización sindical a nivel nacional muy combativa.
CON PODER PARA APRETAR. Es así que, con un planteo muy firme y con una actitud dura, fueron logrando sus demandas no sólo en el sector público, si no también mejoras notables en el valor de las prestaciones en el área privada.
LAS ASOCIACIONES SANAS SON BIENVENIDAS Consideramos que cualquier grupo de trabajadores de la salud que se asocien y que soliciten mejoras en las condiciones laborales y salariales, es una buena decisión si ello está pensado que tenga alcance para los pacientes y las de otros gremios, además del beneficio propio,
CORPORACIÓN NEFASTA. Pero cuando ese poder es utilizado, como en el caso de los anestesistas, sólo para aumentar incesantemente sus ingresos y en una forma desmedida, tanto que afecta el presupuesto destinado para la compra de medicamentos, insumos hospitalarios y hasta con el pago de los salarios del resto de los trabajadores de la salud, no aceptamos su proceder.
SÓLO LES INTERESA GANAR  MÁS. Además observamos que su afán de ganar cada vez más es descomunal sin importar las consecuencias, la prueba de ello la dieron los anestesistas del Hospital de Comodoro Rivadavia que estaban percibiendo entre $151.000 y $181.000 mensuales en diciembre de 2016 y con el advenimiento del nuevo año solicitaron un 60% de incremento, acompañaron este reclamo con una huelga salvaje que duró 23 días, cesaron con la medida de fuerza cuando se les otorgó un aumento de 36%, con lo cual sus ingresos superarían los $200.000 mensuales.
TRABAJAN EN FORMA ANÁRQUICA. Este grupo minúsculo desde hace unos años está logrando, no sólo que le paguen salarios desmedidos sino que también desarrollan sus actividades en el ámbito de salud pública en forma anárquica, sin rendir cuenta a nadie: ellos deciden horarios de trabajo, suspensión de operaciones programadas por el servicio de cirugía, se toman vacaciones muchos a la vez dejando desprotegido su servicio, etc.
TAMBIÉN APRIETAN A LAS OBRAS SOCIALES. Está claro que en los anestesistas hacen lo que quieren, sin que nadie sea capaz de ponerles límites. Si imponen condiciones en las instituciones del Estado, cualquiera puede imaginar el perjuicio financiero que están produciendo a las obras sociales que no tienen posibilidades de defenderse por los abultados valores que imponen por sus prácticas.
SE APROVECHAN DE GOBIERNOS DÉBILES. Por último, los gobiernos, el actual y los anteriores, se han mostrado débiles para enfrentarlos, sólo han atinado a promulgar una ley que se renueva año tras año, por la cual se les impediría que renuncien al cargo que poseen en los hospitales, pero seguramente no estarán dispuesto a irse y es conocido por todos que la norma es inconstitucional.
¿QUE SE PUEDE HACER? Consideramos que un pronunciamiento fuerte de la ciudadanía podría lograr que su actividad se encauce dentro de la normalidad.
Dr. Fernando Urbano. Médico pediatra y sanitarista. Presidente Fundación FUSSO

 

 

Volver