LA ESTRATEGIA DE MACRI, PARA QUE LOS GOBERNADORES FIRMEN TRANSFERENCIA MILLONARIA A PBA

Febrero de 2016: Mauricio Macri y Maria Eugenia Vidal mantienen una reunión reservada en Olivos, concluyen en comenzar la estrategia para dotar de más fondos a PBA. El objetivo: El Fondo del Conurbano Bonaerense.

Sabían que no era fácil, tendrían resistencia de los gobernadores. Por ello, necesitaban engrosar el reclamo, dotarlo de peso político, gravedad institucional y que parezcan tener serias posibilidades de resolución en favor de PBA, si eso pasaba se perjudicaría al resto de las provincias

La estrategia la asumen en dos caminos, con varias aristas: una instancia de reclamo judicial y político, por un lado; y por otro, situación de crisis, preocupación y riesgo cierto de salir PBA beneficiada. Por otro lado, sumarían el reclamo de PBA para presionar-extorsionar al resto de las provincias y que acompañen las reformas.

Vidal se ocupó en el 2016 de sumar distintos actores políticos al reclamo por la reparación histórica para PBA, mientras había comenzado una catarata de demandas judiciales contra el Estado Nacional –avalada por Macri-:

Las primeras dos demandas, presentadas en julio 2016, apuntaron a recuperar la retención del 15% de la coparticipación derivada a la Anses y el 1,9% de la recaudación aduanera, que se destina a la AFIP. También el reintegro de los fondos resignados desde 2010. Una bolsa total, en ese momento, de $ 48.000 millones.

En agosto 2016, Vidal exigió a la Corte que declare inconstitucional el inciso b del artículo 104 de la ley de impuesto a las ganancias, el que puso el tope de $ 650 millones al Fondo del Conurbano. Pero también el inciso d, que repartía el 4% de Ganancias entre todas las provincias menos Buenos Aires, según el índice de necesidades básicas insatisfechas. Además de esto, Vidal exigió el reintegro de los fondos resignados en los últimos cinco años.

En esta instancia, el reclamo de Vidal ascendía a los $400 mil millones.

Rápidamente la CSJN comienza a citar al Estado Nacional y a las Provincias, se empieza a notar cierto interés de parte de La Corte en el tema.

El Diario Jornada, en Junio 2017 titula y sigue: “La Corte citó a Chubut en la causa por el Fondo del Conurbano Bonaerense: La Corte Suprema de Justicia de la Nación citó a las provincias de Chubut, Catamarca, Córdoba, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán para que comparezcan a tomar la intervención que pudiera corresponderles en defensa de sus derechos, en el marco de una causa iniciada por la Provincia de Buenos Aires vinculada al “Fondo del Conurbano Bonaerense”. Es que de avanzar el reclamo de la provincia de Buenos Aires, el resto de las provincias se verían perjudicadas porque deberían ceder fondos coparticipables para compensar al mayor distrito de la Argentina”.

La misma noticia recorrió todas las provincias citadas, la amenaza por la demanda de PBA era enorme, todas las cuentas provinciales estarían en crisis.

Fiscal de Estado Chubut, Martinez Zapata declara en Septiembre de 2017, luego de mantener una reunión con sus pares de 22 provincias: “Si la Corte le da la razón a Buenos Aires, Chubut no podrá pagar los sueldos”.

En Octubre del 2017, sigue Martinez Zapata: “me atrevo a referir que la contestación del Estado Nacional –El estado nacional fue citado por la CSJN como una de las partes intervinientes en el conflicto, al igual que las provincias- hasta ‘ha mejorado la demanda de la provincia de Buenos Aires’, porque plantea la conformidad con la inconstitucionalidad solicitada por la misma, además de que solicita su anuencia para la prestación de la medida cautelar, que es una de las cuestiones que también exige la provincia en su demanda, y plantea que la cuestión sea ‘de puro Derecho’, ni siquiera que sea debatida a prueba, con pericias frontales, y que se puedan probar todas las cuestiones que son planteadas en la demanda”.

Claramente Macri dejaba en claro a todas las provincias que tenía preferencia por PBA, y sobre todo voluntad de transferirle los fondos.

Pasadas las elecciones del 22 de Octubre, pero fundamentalmente, con la foto entre Vidal y Lorenzetti, sumado a la evidente celeridad de parte de la Corte para avanzar en el reclamo, cierran la primera y segunda parte de la estrategia, a esta altura las provincias veían con enorme preocupación la posibilidad de que el fallo sea favorable para PBA.

Si te parece poco ético que justo la Gobernadora se reúna con el presidente de la CSJN en el medio de semejante demanda; o crees que solamente es inoportuno, pero que no está mal, lee el siguiente punto (el manoseo fue enorme):

El artículo 72 del Reglamento para la Justicia Nacional, reformado en 2004 mediante la acordada 7 de la Corte Suprema, establece que "cuando los litigantes y profesionales soliciten audiencia con alguno de los jueces del tribunal, ella tendrá lugar siempre que dichas personas obtengan la presencia de la contraparte o de su letrado".

Por supuesto que después de la foto, ambos dijeron que la reunión se debía a “otros” motivos. Todos los Gobernadores supieron leer entre líneas.

En la reunión con los gobernadores, Macri tenía la tarea de concretar la estrategia. El mensaje que transmitía debía ser crucial. Preparado el escenario, solo le bastó dejar en claro que había hablado con M.E. Vidal y que estaba dispuesta a desistir de la demanda por el FCB. Estaba dispuesta a resignar $400 mil millones, para recibir como compensación 20mil millones anuales en actualización del FCB. Pero, era un esfuerzo que debían hacer entre todos. Todos debían seguir el mismo camino, abandonar los reclamos judiciales. 

Los gobernadores salieron conformes de la primera reunión. Solo pidieron que sus arcas no se vean afectadas, que sea el Estado Nacional quien se haga cargo de la reparación a PBA. Ya habían sido derrotados sin darse cuenta, y lo que pareciera ser un favor, era lisa y llana manipulación en beneficio de una gobernadora de Cambiemos, Mariu Vidal.

Al día siguiente, el ministro de Economía de PBA, Hernán Lacunza, aclaró los verdaderos términos del acuerdo. Los fondos que recibiría PBA no serían $20 mil millones, serían $40 mil millones en 2018, y $65 mil millones en 2019; subiendo progresivamente. Estamos hablando de 100 veces más lo que recibía en concepto de FCB. Pasó de recibir $650 millones a 65 MIL MILLONES. Un verdadero triunfo de Macri-Vidal. Una derrota enorme para las provincias, a pesar de que no lo reconozcan.

Una nota de LA NACION, les termina de tomar el pelo a todos los gobernadores, al formular y contestar la siguiente pregunta: ¿por qué Vidal y Macri no esperaron al fallo de la Corte, que se prenunciaba favorable, para no tener siquiera que negociar con los gobernadores? Porque era un fallo "imposible", reconocían ayer en La Plata. Hubiera destruido las cuentas de las provincias y, por la misma razón, puesto a los jueces supremos en la mira de los representantes de los gobernadores en el Senado. Pero tampoco Macri hubiera podido afrontar el multimillonario pago del retroactivo exigido por Vidal. El Presidente, además, necesitaba un argumento más para vencer la resistencia de los gobernadores a las reformas fiscales e impositivas.

Todo fue una puesta en escena. Un espectáculo, del que solo sale ganando PBA, una estrategia orquestada por el Gobierno Nacional –Macri- y el Gobierno de PBA –Vidal-, pero que contó con la participación necesaria de la CSJN –Lorenzetti-, y la ineludible participación de muchos medios de comunicación.

Jueves 16 Noviembre 2017 logran firmar el “Pacto Fiscal”. Macri-Vidal. Repiten en 2017 mismo escenario que en 1992 lo hicieron Menem-Duhalde. 

En Chubut ayer, los Medios titulaban: “Chubut recuperará 1300 millones de pesos”.

Los de hoy titulan: “Arcioni firmó el acuerdo y Chubut evitará perder 1300 millones de pesos de coparticipación”.

Chubut evitó perder lo que no iba a perder. Chubut evitó seguir con las diligencias legales, tal y como dice La Nación (en el punto 11) “era un fallo imposible”. La CSJN no podía beneficiar a PBA mientras perjudicaba a 22 provincias, los daños eran incalculables y el costo político para Macri también. Sin contar, además, el inevitable juicio político al que se sometía Lorenzetti por semejante perjuicio a todas las provincias, ante una ‘supuesta resolución del conflicto’ que debería ser política, antes que judicial.

Vale decir además, que bajo el criterio de la reparación a PBA, Chubut está en las mismas condiciones y con los mismos derechos de recibir su reparación histórica por los puntos resignados a fines de 1980 cuando gobernaba Atilio Viglione. Estamos hablando exactamente del MISMO DERECHO, por similares causas.

Hoy, 17 de Noviembre de 2017 Seguimos esperando una Reparación Histórica para Chubut.

 

Claramente, este pacto fiscal no tiene nada de histórico, ni de federal. Solo beneficia a la PBA y a la centralidad del poder.

                Santiago N. IGON

               Diputado Nacional por Chubut

               Frente Para la Victoria


 

Volver