Ministras y Altas Autoridades de la Mujer de Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina debatieron políticas públicas en el contexto de la pandemia COVID-19

ELIZABETH GÓMEZ ALCORTA: "PROPONEMOS UN MERCOSUR INCLUSIVO, SIN RETROCESOS EN EL RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y DIVERSIDADES”

 

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD), Elizabeth Gómez Alcorta, participó de la Reunión de Ministras y Altas Autoridades de la Mujer (RMAAM) del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), realizada de manera virtual con la Presidencia pro tempore de Paraguay y la intervención de todos los países del bloque. El evento llevó el lema “Mujeres en el contexto de la pandemia COVID-19” e incluyó entre las disertantes, como invitadas especiales, a representantes de ONU Mujeres, del Foro de Mujeres del MERCOSUR y del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del MERCOSUR (IPPDH). Por primera vez en la historia de la RMAAM no se alcanzó el consenso necesario para suscribir un documento en conjunto.

En su intervención, Gómez Alcorta instó a trabajar en la inclusión de todas las diversidades sexuales y de género. “Proponemos avanzar en un Mercosur encaminado a una igualdad sustantiva, que no sea meramente formal. Un Mercosur que mire la situación de las personas migrantes, de las personas indígenas, las afrodescendientes, las trabajadoras rurales, las que están inmersas en situaciones de pobreza y de marginalidad. Un Mercosur que mire la situación de las mujeres y de las personas LGTBI+, que problematice la organización jerárquica habitual de las relaciones entre lo femenino y lo masculino en nuestras sociedades. Un Mercosur que desarrolle políticas públicas para desmantelar la matriz patriarcal característica de nuestra región. Debemos sofisticar las agendas de trabajo y proyectar políticas contundentes para conseguir o trabajar en pos de sociedades más justas y más igualitarias”, enfatizó.

Además manifestó las discrepancias con respecto a algunas posturas que se sostuvieron durante la  primera jornada del encuentro, desarrollada en el día de ayer. Al respecto manifestó: “Resultan reaccionarias en la agenda de igualdad de género actual. No debemos reabrir discusiones que se encuentran saldadas y revisar aquellas conquistas que se han logrado producto de años de militancia y reivindicaciones de los movimientos feministas y de los colectivos LGTBI+”. También subrayó la importancia de acercar posiciones para lograr la suscripción de un documento basado en la construcción de consensos “pero siempre con el objetivo de ampliar y garantizar derechos, sin retrocesos”, precisó. 

Finalmente, detalló las acciones que se implementaron desde el Estado argentino a partir del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, tendientes a asegurar que la perspectiva de género sea transversal a todas las políticas. En ese sentido, resaltó el impacto diferencial que tiene la pandemia sobre las mujeres y diversidades sexuales, remarcó la importancia de garantizar el ejercicio efectivo de los derechos de los colectivos más vulnerables, entre las que destacó las medidas específicas dirigidas a las necesidades alimentarias de la población LGTBI+ en nuestro país, y promovió la decisión de desarrollar una política de cuidados como herramienta de transformación de las desigualdades.

Luego de un cuarto intermedio, que se extendió por algo más de una hora, se informó que tras consultar a cada una de las delegaciones no se alcanzó el consenso que se pretendía para suscribir un documento de declaración conjunta. Tras el agradecimiento por el esfuerzo a los equipos técnicos de cada país, se pasó la presidencia pro tempore a Uruguay para que ejerza ese rol en las próximas reuniones.

Al finalizar el encuentro, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad lamentó que en función de la actual coyuntura en la región no se haya alcanzado un documento común.

 

Volver