ESTAMOS CAMBIANDO ENTRE TODOS LA CIUDAD,

Conmemoramos hoy un nuevo aniversario de la fundación de nuestra querida ciudad, que coincide con la primera transmisión del telégrafo efectuada en 1906, hace 113 años, cuando desde este paraje se le decía al mundo que en el abrojal había gente viviendo y que se podía comunicar con el resto del mundo utilizando el código morse, a través de un sonido que representaba puntos y rayas, que luego se traducían en palabras.
Antes había pasado por aquí Jorge Musters, y más tarde el Perito Moreno, quien en 1879, antes de visitar los toldos del Cacique Inacayal en Tecka, describió nuestro paisaje como uno de los parajes más lindos de la Patagonia, donde una ciudad argentina habría de levantarse.

 


Su anticipo pronto se hizo realidad, y empezaron a llegar, después de los  galeses que se radicaron en Trevelin, los demás inmigrantes de otros lugares del mundo que venían aquí buscando una vida alejada de los problemas del hambre y las guerras del viejo continente.
De esos inmigrantes venimos muchos de los que crecimos entre La Cruz, La Zeta, el Cerro 21 y el valle hacia Trevelin.
Muchas cosas pasaron, algunas buenas, otras no tanto, tragedias, injusticias avances y retrocesos. Todo es parte de nuestra historia, que debemos conocer, teniendo en cuenta que el valor más importante a preservar es la paz entre quienes habitamos estas tierras.
La vida de esas épocas estaba alejada de las comodidades de las grandes ciudades, y cada día había que hacer frente al viento, el sol, el frío, la nieve y las distancias.
La facilidad con la que nos comunicamos, con que viajamos, la comodidad de la energía eléctrica, el agua potable y los demás avances que poco a poco lograron quienes nos antecedieron, nos suele hacer perder la noción de lo que era la vida de aquellos esquelenses de 1906.
Hasta no hace tanto la luz venía de la usina que estaba al lado del regimiento y los cortes de energía eran frecuentes, el agua para tomar era de pozo, los pozos ciegos se rebalsaban cuando subía la napa, las zanjas de drenaje eran paisaje corriente, había que ahorrar para comprar la leña para el invierno y para hablar por teléfono a otras ciudades había que ir hasta la central telefónica y esperar horas para tener la comunicación.
La ayuda a los más necesitados venía principalmente de la caridad de quienes evangelizaban estas tierras y de sus feligreses: los salesianos, los doctores Winter, Krieger, mucho más tarde Lennart Englund y su esposa, y tantos otros que trajeron la palabra de Dios a estas tierras.
El arroyo Esquel muchas veces desbordaba hasta la avenida Ameghino, las aulas de las escuelas se calefaccionaban con una salamandra que se alimentaba con troncos que llevaban los alumnos que podían hacerlo.
La forma más rápida de llegar a Buenos Aires era subiéndose a La Trochita, 17 horas a Jacobacci y 36 horas más hasta Buenos Aires. Los colectivos de los Hermanos Paredes transitaban por polvorientos y poceados caminos de la zona sin películas, calefacción ni aire acondicionado.
Había pocos médicos, y el hospital contaba con recursos muy escasos. Muchas enfermedades que hoy se curan con una pastilla podían terminar en algo serio.
Las actividades culturales y deportivas se hacían a pulmón, sin ayuda del Estado, y los conocimientos para producir se adquirían de la experiencia los más grandes.
Quienes crecimos en Esquel y llevamos unos cuantos años a cuestas, hemos vivido algunas de esas condiciones de vida más dificultosas que las actuales, muchas de las cuales todavía persisten en otras regiones de la argentina, de América y del mundo.
Por eso seamos conscientes, reconozcamos y agradezcamos a quienes posibilitaron que tengamos una ciudad con casi el 100% de cobertura de energía eléctrica y agua potable, más del 90% de cloacas, gas natural, caminos, puentes, un ferrocarril, aeropuerto, teléfonos, clínicas y hospital público, fuerzas armadas y de seguridad, justicia, educación primaria, secundaria, terciaria y universitaria, un parque nacional y un centro de esquí que hoy son motores del turismo local, entre tantas otras cosas.
Todos estos avances, que debemos recordar, nos marcan el camino que debemos seguir quienes cada día forjamos el destino de nuestra ciudad, tanto a quienes tenemos responsabilidades de gobierno como a los empleados y a quienes desarrollan actividades en forma privada.
De esta manera, en lo que va de la actual gestión municipal hemos trabajado cada día para mejorar la calidad de vida de los esquelenses. Muchas cosas hemos logrado, otras faltan, y es el desafío de los tiempos que vienen poder lograrlo.

         Así como el aniversario de la ciudad nos hace reflexionar desde donde venimos, también nos sirve para hacer el balance de los últimos tiempos: los logros, las dificultades y los desafíos futuros.
         El 2018 fue un año duro para todos, especialmente para Esquel
El sector comercial local ha venido sufriendo golpes y traspiés sucesivos: Al golpe del monstruo de la inflación en argentina, que no reconoce colores políticos ni gobiernos, fluctuante desde mitad del siglo XX, y resurgido con fuerza en 2008, se le sumó la retracción  del consumo a consecuencia del pago escalonado de sueldos, y la paralización de las obras públicas provinciales, con despidos en el sector, cuyos desempleados recurrieron a la Municipalidad a pedir asistencia, la que otorgamos con fondos propios y aportes del gobierno provincial.
Como si esto fuera poco la temporada de invierno de 2018 a diferencia de los demás centros de esquí del país, fue mala, seguramente afectada por el efecto del incendio de la confitería La Piedra.
Por ello desde la municipalidad decidimos hacer un gran esfuerzo financiero y acompañar al sector comercial y turístico con beneficios en sus obligaciones fiscales municipales, y lo volvimos a hacer con el presupuesto 2019 al incrementar los impuestos un 10% por debajo de la inflación de 2018.
Todo esto provocó la fuerte caída de la recaudación municipal de ingresos brutos, inmobiliario y patente, comprometiendo el pago de sueldos y demás obligaciones de la Municipalidad.
Pese a todos estos problemas hicimos el mayor de los esfuerzos en mantener las obras públicas municipales proyectadas con el objetivo principal de lograr que los espacios públicos sean el lugar de todos, el lugar del encuentro entre vecinos y amigos, tanto en el centro como en los barrios, en la plaza, en la costa del arroyo y en La Zeta.
.        Así encaramos, entre otras, las obras de pavimentos en los barrios Estación, Bella Vista, Winter y Ceferino, los muros de contención de gaviones, mejoramientos y refacciones de viviendas en los barrios, obras de gas, espacios verdes, el skatepark, la fuente de la plaza, el mejoramiento del centro comercial, el plan de veredas municipales, el aporte del 20% a los consorcios de pavimentos, cordones cuneta y adoquinados con aporte de AVP, el nuevo piso del gimnasio municipal, parquización de plazoletas, desmalezamos el arroyo Esquel, digitalizamos la sala del auditorio para volver a tener cine y de calidad.
Sabemos que tenemos obras pendientes en otros sectores, pero no lo olvidamos. Pedimos disculpas por los atrasos y nos comprometemos a terminarlas lo antes posible.
Hicimos la mayor inversión en equipamiento de los últimos años: adquirimos con recursos municipales tres camiones compactadores y un volcador nuevos, para dar un mejor servicio a los vecinos, y fundamentalmente para que quienes todos los días mantienen limpia nuestra ciudad lo hagan en condiciones dignas y nunca más tengan que ponerse en riesgo para compactar los residuos con sus pies como se hacía antes.
Los 4 camiones se sumaron a las camionetas 4 x 4, una bobcat, vehículos utilitarios y nuevas herramientas que también adquirió la Municipalidad para trabajar en el mantenimiento de los espacios públicos de la ciudad.
Todas estas obras no son solo cemento, no son solo dinero. Estas obras contribuyen al CAMBIO que estamos dando entre todos en Esquel: Que el dinero de los contribuyentes se vea en las calles y no sea solo para financiar el gasto interno de la municipalidad.

TRABAJO EN CONJUNTO:
Siempre hablé del trabajo en conjunto entre los tres niveles del Estado. Así lo hice desde el primer día, tratando de obtener el mayor beneficio para mis vecinos ya sea en Rawson o en Buenos Aires, trabajando con objetividad, entendiendo la situación crítica por las que pasan en Estado Provincial y Nacional sin hacer, públicamente, ningún juicio de valor sobre nadie; porque como intendente no me corresponde y porque además no contribuiría con nuestro trabajo de mejorar la calidad de vida de mis vecinos.
Siempre pongo como ejemplo que logramos en 2017, en conjunto con la Provincia y la Cooperativa, la obra del nuevo acueducto de Esquel para reemplazar al que en su corta vida útil se rompió tantas veces.
También gestionamos en Buenos Aires la concreción de obras de infraestructura básica, muchas veces prometidas y otras tantas postergadas: la ruta hacia Comodoro Rivadavia, reconstruida en gran parte de su extensión; la ruta 40 hasta Lago Puelo está en obra. La obra de la ruta 259 hasta la frontera con Chile tantas veces mencionada no tenía proyecto, el que hoy se está haciendo.
Y le pedimos nosotros también al ministro nacional Dietrich por la reconstrucción total de la ruta 25 entre Las Plumas y Paso de Indios.

PROVINCIA
Y también, después de muchos años de dificultades y de paralización de la obra, logramos entre todos que se reactive la obra de la ruta provincial 71,  por parte de Vialidad Provincial.
Un tramo menos, mientras seguimos gestionando la pavimentación completa hasta Cholila, que nos permitirá integrarnos mejor con el resto de la Comarca de los Andes que conformamos con los intendentes de la región con el fin de potenciar el turismo que se viene.
Pero además necesitamos las obras básicas de infraestructura imprescindibles que venimos solicitando desde hace varios años:

         Todas estas obras no son solo soluciones a los problemas que tienen los chubutenses de esta región, son también una fuente de trabajo genuino que necesitan otros vecinos y reactivación de las economías locales . . . 
También, porque corresponde, y el contexto lo amerita, necesitamos la regularización de las deudas del Estado Provincial con los proveedores, a valores actualizados.
Después del incendio de la confitería La Piedra, acompañamos al gobierno provincial en la decisión de concesionar el Centro de Actividades de Montaña La Hoya, con el fin de potenciar al máximo este recurso turístico de Esquel y Trevelin, con la reserva que se tenga en cuenta al personal que trabaja en la montaña y no queden librados a su suerte.
De las crisis suelen aparecer oportunidades, por eso esperamos que esta nueva etapa del CAM La Hoya sea exitosa y aprovecho, en estos tiempos electorales, a comprometer a todos los candidatos a gobernador a que los fondos del canon de la concesión y lo que el Estado Provincial economice por dejar de sostener el funcionamiento de La Hoya: se destine al turismo de Esquel y la región y al mejoramiento  de nuestro otro atractivo turístico, monumento histórico nacional, declarado por el Senado de la Nación, que es La Trochita.
Esta parte viva de nuestra historia necesita en forma urgente inversiones que durante muchos años no se hicieron.

NACIÓN
El 2018 vino también con una muy buena noticia: después de arduas gestiones de muchos intendentes de la cordillera, en Septiembre se reanudaban las conexiones nuevas a la red de gas natural gracias a las inversiones en materia energética que está realizando el gobierno nacional.
Estamos terminando con uno de los perjuicios que la corrupción nos había dejado: la de la falta de energía, de tener ciudadanos de segunda que debían gastar 10.000 pesos por mes para calefaccionarse, de largas colas para cargar nafta y los cortes de luz en otros lugares del país.
Y nosotros comenzamos a hacer lo que nos toca desde la municipalidad: estamos financiando con fondos propios las redes y conexiones internas de gas. Estas obras ya comenzaron.
En este sentido, y fruto de las intensas gestiones que realizamos en Buenos Aires, el gobierno nacional decidió financiar el 100% de los 220 millones que costará la obra de pluviales para Esquel, proyectada hace más de 10 años y que ya está en ejecución.
Culminamos la segunda etapa de microcréditos por 22,5 millones de pesos y estamos gestionando la tercera.
En comunicaciones hemos sido beneficiados con el incremento de la fibra óptica de 6.000 a 30.000 km en todo el país, lo que mejoró notablemente nuestras conexiones a internet.
Insistimos y conseguimos que la obra del Aeropuerto fuera relicitada para que los trabajos comiencen en el menor tiempo posible.
Si a esto le sumamos los fondos para equipamiento que recibimos  y las ruta 40 al sur y al norte, el gobierno nacional ha comprometido en Esquel y la región más de 2.800 millones de pesos, de los cuales ya lleva invertidos casi 1.000 millones.
Es la mayor inversión en la región en infraestructura básica de los últimos tiempos, base para el desarrollo genuino que estamos necesitando. Las bases se están haciendo, es responsabilidad de todos nosotros aprovecharlas. 
Y continuamos también gestionando las tierras para ese sueño que tenemos muchos: el nuevo hospital regional de Esquel.

RECONOCIMIENTO A PRIVADOS:
El cambio que se está produciendo en la ciudad no lo estamos haciendo solos. El cambio también está en el sector privado de Esquel y en muchos otros vecinos: comerciantes, emprendedores, empresas, que apuestan también por su ciudad, mejorando sus propios negocios, y con acciones que benefician al conjunto, en la que la municipalidad es un colaborador más.
Ejemplos de esto son la iniciativa de traer la comparsa Marí Marí, la puesta en marcha del patio gastronómico, el parador en La Zeta, los food trucks en donde estaba la confitería La Piedra, entre otros. Son todas iniciativas que suman.
Y también cabe reconocer a todos aquellos que se preocupan permanentemente por nuestro ambiente, por nuestro Arroyo Esquel, por las forestaciones comunales, La Cascada, que es cuidada y mantenida  desinteresadamente por vecinos que trabajan para su preservación.
A todos ellos, muchas gracias por lo que están haciendo, vale la pena, cuando se hace el bien a otros, de alguna manera, en algún momento, el bien que hiciste te vuelve.
         Pese a las dificultades del momento, estamos generando el verdadero cambio que necesitábamos: dejar de pedirle al Estado que nos resuelva todo, para pensar, trabajar, invertir y arriesgarse en forma individual y en conjunto a la vez, sabiendo que el beneficio de todos es también beneficio propio. Y con el trabajo en conjunto todos vamos a estar mejor.
Seguimos apostando a lo nuestro, a nuestra cultura, y quiero destacar y felicitar en nombre de la ciudad a todos los que trabajaron para que Esquel fuera una de las sedes del Pre Cosquin el año pasado, a todos los que se animaron a participar y a quienes resultaron nuestros embajadores en la capital del folclore argentino en el mes pasado.
También hay que destacar a nuestros deportistas y a dirigentes deportivos. Seguimos apoyando al deporte en todas las formas que podemos: becas, infraestructura, viajes, equipo técnico, apoyo a las distintas pruebas de todo tipo que organizan clubes, instituciones.
A todos ellos muchas gracias por lo que hacen por mantener a los niños, jóvenes y a toda una sociedad más sana a través del deporte y la cultura.
Y se viene un gran desafío pendiente: la fecha del Rally Argentino en Esquel en la semana del próximo 25 de Mayo
Es un desafío para toda la ciudad, para que nos vean y reconozcan en todo el país para que después muchos argentinos decidan venir a visitar nuestra ciudad y la región como turistas.

 

 

 

         HANTA:
No quiero finalizar sin agradecer y destacar el trabajo de todo el personal de Salud que trabajó tanto durante el brote de Hanta Virus.
Gracias por el trabajo en conjunto de Salud provincial y nacional, justicia, policía, la cooperadora del hospital, y las municipalidades. Trabajando en conjunto se han podido escribir nuevas páginas en los libros de medicina sobre esta enfermedad.

         Y como en años anteriores, no quiero dejar pasar en este balance, el agradecimiento y reconocimiento a todos los funcionarios y empleados municipales, a los concejales, Bomberos, Ejército Argentino, Gendarmería, Bosques, Policía Provincial, Policía Federal, Vialidad provincial y nacional, Protección Civil, el Hospital y su Cooperadora, las iglesias, empresas constructoras, clubes, comercios, la Cooperativa, empleados y todas las demás instituciones y vecinos que día a día hacen de Esquel uno de los mejores lugares del mundo para vivir.
Vecinos: en este cumpleaños de Esquel, reconozcamos y honremos nuevamente  a nuestros pioneros, festejemos que vivimos en uno de los mejores lugares del mundo en paz, y propongámonos como meta dejarles un lugar aún mejor a nuestros hijos.
         Estamos cambiando entre todos la ciudad, estamos haciendo entre todos lo que hay que hacer, por un Esquel mejor.
Feliz Cumpleaños querida ciudad de Esquel.
Muchas gracias!!!

Volver