PAGLIARONI IMPULSA EL RECONOCIMIENTO OFICIAL EN CHUBUT DE LA LENGUA DE SEÑAS

 

Para ello, el diputado provincial presentó un proyecto de ley, como respuesta a un pedido de la Asociación de Sordos Chubutenses. El objetivo principal de la iniciativa es suprimir las barreras comunicaciones con el resto de la sociedad. Prevé la profesionalización de los intérpretes, así como la creación de una Comisión de Investigación compuesta por organismos oficiales y especialistas.  

Como respuesta concreta a un pedido de la Asociación de Sordos Chubutenses, el diputado provincial Manuel Pagliaroni (UCR-Cambiemos) presentó en la Legislatura un proyecto de ley con el objetivo de reconocer como lengua oficial en Chubut a la Lengua de Señas Argentina (LSA) y, en este sentido, suprimir las barreras comunicacionales que existen entre las personas sordas y el resto de la sociedad.
“Esta iniciativa es a solicitud de los miembros integrantes de la Asociación de Sordos Chubutenses, quienes elaboraron dicho proyecto y me manifestaron sea el diputado propulsor”, explicó Pagliaroni.
“La vigencia plena de los derechos humanos, económicos, sociales y culturales requieren de políticas activas que expresen un compromiso del Gobierno del Chubut en el reconocimiento de las minorías lingüísticas, y en este caso que nos ocupa a la plena integración de la minoría sorda al quehacer cotidiano y a la ciudadanía”, manifestó en sus fundamentos.
El proyecto de ley, que lleva el número 95/19, tomó estado parlamentario en la sesión ordinaria que la Legislatura realizó el jueves de la semana pasada, y establece, a partir del reconocimiento en Chubut de la Lengua de Señas Argentina, “el derecho que tienen los sordos a usarla como medio de expresión y comunicación válido”, dice en su primer artículo.
Según explicó Pagliaroni en la fundamentación del proyecto, “la Lengua de Señas Argentina es una lengua natural que posee todas las propiedades que los lingüistas han descripto para las lenguas humanas: una estructuración gramatical tan compleja como la de toda lengua hablada y la misma organización estructural que cualquier lengua de señas”. Y se considera, además, “la lengua de la identidad sorda, el patrimonio más importante”. 
Minoría lingüística
En este sentido sostiene la importancia de que las personas sordas sean consideradas como una minoría lingüística, lo cual implica no considerar a la LSA desde el punto de vista clínico sino antropológico y sociolingüístico.
La propuesta, que fue girada a las Comisiones de Legislación General, Cultura y Educación; y Derechos Humanos y Género, prevé que se incorporen “gradualmente en los establecimientos educativos de los distintos niveles y otros ámbitos públicos gubernamentales y no gubernamentales, intérpretes de Lengua de Señas formados profesionalmente en instituciones oficiales de Nivel Superior”, indica en otro de sus artículos.
Para ello prevé que, “hasta la implementación de la formación superior de intérpretes profesionales de LSA en la Provincia, el Poder Ejecutivo, a través de la Dirección Provincial de Atención Integral de las Personas con Discapacidad, implementará un Registro Temporario de Intérpretes de LSA”.
Este Registro Temporario “tendrá las funciones de relevar, evaluar, certificar y registrar por única vez, a aquellos intérpretes de LSA que se encuentren actuando en el medio al momento de la sanción de la presente”.
En este sentido, se indica que el Ministerio de Educación deberá impulsar “la creación de propuestas de formación profesional de intérpretes de LSA en el nivel superior, en instituciones de su dependencia y/o jurisdicción nacional”.
Comisión de Investigación
Como aspecto institucional relevante, además, el proyecto de ley establece la creación de una Comisión de Investigación de LSA, cuya constitución estará a cargo de los Ministerios de Salud, Educación, Familia y Promoción Social, “en coordinación con las Municipalidades y otros organismos oficiales de carácter académico”, y que “deberá estar integrada por lingüistas, profesores de sordos, sociólogos, psicólogos, personas sordas e intérpretes de LSA”.
Esta comisión, entre otras funciones, tendrá la misión de “implementar mecanismos para realizar un relevamiento de personas sordas en el ámbito de Chubut y prever las formas de actualización permanente del mismo”, así como “organizar campañas para difundir la LSA en la comunidad a fin de favorecer la superación de las barreras comunicacionales de las personas sordas”.
También tendrá entre sus objetivos “elaborar, a instancias de la Dirección General de Escuelas, una propuesta de programa curricular para la implementación en la Provincia de la carrera profesional de intérpretes de LSA”.
En este contexto, además, el proyecto de ley establece que el Gobierno del Chubut “a través del área pertinente, colaborará con los medios de comunicación, a fin de incorporar en los programas televisivos de noticias y de información educativa y cultural, intérpretes de LSA, que aseguren el acceso de la persona sorda a la información”.
En la propuesta, Pagliaroni recordó que “la comunidad Sorda Argentina realizó oportunamente la llamada ‘Cumbre Sorda’ a la que asistieron las 45 asociaciones de personas sordas del país”.
Allí, “la que la totalidad de sus miembros adoptaron el compromiso de efectuar la presentación de un proyecto de ley cuyo contenido exprese la voluntad de obtener un marco legal para el reconocimiento de la Lengua de Señas y del derecho que tienen los sordos a usarla como medio de expresión y comunicación válido, como es el caso de lo que se pretende implementar en el ámbito del Chubut”.

Volver